Press "Enter" to skip to content

El abandono del dominio o de la propiedad (Tema 21 Derecho Civil)

Hoy hablamos del estudio especial del abandono, una parte que podemos encontrar en cualquier Libro de derecho Civil

  1. Concepto. Podemos definir el abandono como “la renuncia abdicativa del derecho de propiedad o de otro derecho real”.
  2. Caracteres del abandono. La doctrina destaca como principales caracteres del abandono los siguientes:
  • UNILATERAL
  • DISPOSITIVO
  • ABSTRACTO
  • NO FORMAL
  1. Regulación. El Cc no menciona el abandono al regular el derecho de propiedad, pero su posibilidad y validez se derivan de la regla del artículo 6.2 Cc, que dispone que:

La exclusión voluntaria de la ley aplicable y la renuncia a los derechos en ella reconocidos solo serán válidas en cuento no contraríen el interés o el orden público ni perjudiquen a terceros.

Además, el Cc se refiere reiteradamente al abandono de la cosa y renuncia del derecho en:

  • En la posesión, conforme al artículo 460 Cc.
  • En el usufructo, conforme al artículo 513 Cc.
  • En las servidumbres, conforme al art. 546 Cc.
  1. Naturaleza jurídica. En cuanto a su naturaleza, debemos enfatizar una de las características o caracteres mencionados, que el abandono es un acto rigurosamente unilateral, pues no precisa de otra manifestación que la del titular del dominio otro derecho real. Así, el sujeto legitimado para llevar a cabo el negocio abdicativo es el propietario del bien que se abandona. Si hay varios, rige la regla de unanimidad. Esto se enlaza con la regla del sujeto activo.
  2. Sujeto activo. En cuanto al sujeto activo, el abandono de la propiedad o de otro derecho real exige que el renunciante sea titular del mismo y tenga capacidad de disposición. De modo, que si carece de tal capacidad se aplicará la teoría general de los vicios de la voluntad, y podrá declararse ineficaz por falta de capacidad. Recordar que la capacidad de disposición tendrá como límite no poder realizarse en fraude de acreedores.
  3. Elementos. Dos son los elementos requeridos y ESPECÍFICOS.
  • Animus derelinquendi, voluntad explícita de renunciar a la cosa o a un derecho.
  • Corpus derelictionis, manifestación de tal voluntad por medio de un acto concreto e inequívoco.
    • Especialidad bienes muebles. ROCA SASTRE ha señalado que el cese de posesión parece necesario tratándose de bienes muebles. Pero que, cuando el abandono se refiere a bienes inmuebles, no es imprescindible acreditarlo si existe una declaración de voluntad expresa de renuncia o abandono.
    • Abandono expreso o tácito. La doctrina admite que el abandono puede hacerse expresa o tácitamente, bien mediante una declaración de voluntad al efecto, bien mediante actos que revelen inequívocamente la voluntad de renuncia.
    • Abandono mediante mandato. El abandono mediante representante requiere poder expreso del artículo 1713 Cc.
  1. Efectos.
  • Bienes inmuebles. Después de la promulgación del Cc se discutió ampliamente sobre la vigencia de la Ley de Monstrencos de 1835, que atribuyó al Estado la propiedad de los bienes vacantes y sin dueño conocido. Duda que no se planteaba en los bienes muebles pues el artículo 610 Cc permitía la adquisición por ocupación de las cosas muebles abandonadas. De hecho, las cosas muebles abandonadas se convierten en “res nullius” y pueden ser adquiridas por ocupación. Respecto a los bienes inmuebles, los adquiere en Estado mediante ministerio de la Ley, mediante la regla el artículo 17 LPAP –Ley del Patrimonio de las Administraciones Públicas–. El artículo 18 LPAP otorga la propiedad del Estado de valores, dineros y bienes muebles depositados en la Caja General de Depósitos, así como los saldos de cuentas corrientes entre otros “respecto de los cuales no se haya practicado gestión alguna por los interesados que implique el ejercicio de su derecho de propiedad en el plazo de 20 años”.
  • Derechos reales limitativos del dominio. Como regla general, la renuncia de los derechos reales limitativos del dominio (usufructos, servidumbres, hipotecas), determinan que éstos se incorporen al derecho del propietario de manera automática, sin necesidad de que el propietario tenga conocimiento de ello. Este efecto se produce en virtud de lo que la doctrina científica y jurisprudencial denomina ELASTICIDAD DEL DERECHO DE DOMINIO. Da lugar a que dicho derecho por su misma naturaleza, se extienda a todas las facultades sobre la cosa que no tienen titular concreto. Sin perjuicio de que si son varios los titulares de derechos reales limitativos, se aplique la regla de que la renuncia de uno aprovecha a los demás, conforme a la regla siguiente.
  • Cuotas de los copropietarios. El abandono de la cuota, supone que dicha cuota acrece proporcionalmente al resto de los copropietarios. Debemos traer aquí a colación al artículo 395 Cc –regulado en sede de la comunidad de bienes– que dispone que: Todo copropietario tendrá derecho para obligar a los partícipes a contribuir a los gastos de conservación de la cosa o derecho común. Solo podrá eximirse de esta obligación el que renuncie a la parte que le pertenece en el dominio.

Esperamos que os haya sido útil este repaso del Libro de derecho Civil. Te recordamos desde Siglo XXII Legal que puedes encontrar más posts de Derecho Civil en nuestro Blog así como localizar libros de Derecho en nuestra tienda. ¡Temas de muestra gratis!

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *